7 de diciembre de 2013

CRÍTICA | UN CAMINO HACIA MÍ (2013)

Zoe Levin, Steve Carrell, Toni Collette, Sam Rockwell y Liam James en Un Camino Hacia Mí
Saliendo del pasado festival de Sundance con algo más que respeto, “The Way Way Back” fue la compra más cara de todo el festival. Despertando la curiosidad de unos cuantos, se enfrentó a la expectativa de ser el nuevo y maravilloso hallazgo de Fox Searchlight, y ciertamente podría catalogar como tal. Jugando con las sensibilidades correctas, Nat Faxon y Jim Rash (Los Descendientes) vuelven a encontrar el balance justo entre el drama y la comedia, correctamente deliberando que esta última debe imponerse en este relato de madurez y de búsqueda personal.

Abrazando fuerte los tiempos de verano, la cinta relata las vacaciones de Duncan (Liam James) y su nueva familia, al ver a Trent (Steve Carrell), el novio de su madre (Toni Collette), como parte de su nueva vida. Duncan no ve nada positivo en Trent, y sin ansias de pasar sus vacaciones con alguien que no le demuestra cariño, él acaba recorriendo la ciudad por sí mismo. Entre paseos y tiempos perdidos, el joven de 14 años termina en el parque acuático Water Wizz, donde conoce al muy extrovertido Owen (Sam Rockwell). Éste le dará a Duncan la posibilidad de entrar a un mundo de confianza, amistades y buenos recuerdos, descubriendo la vida que hasta ahora se había perdido.

Hay algo especial en sus personajes, y es que Faxon y Rash tienen un don para darles un toque sutilmente genuino, antes de derramar humor en sus interacciones. Esto inyecta vida en lo que esencialmente, es un relato de juventud que conocemos y que, como bien demuestra la cinta, amamos. Sam Rockwell suelta las siguientes palabras: “Tienes que tomar tu propio camino, y tú, mi amigo, estás en tu propio camino”. Clichés como este son los que despiertan el corazón separador, el verdadero sentimiento que llega entre risas y ganas de seguir adelante, entendiendo que por una vez, una frase como esa es sentida.

Más allá de su carisma, la magia de su elenco se caracteriza por el entusiasmo que todos ponen por estar ahí. Rockwell no es capaz de hacer mal, y entre el humor y los valores de su historia, la cinta brilla cada vez que el personaje de Owen entra en escena, ya sea para darle un consejo a Duncan o para dejar en la mesa miles de líneas memorables o hilarantes. Francamente, parece ser él mismo. Ahora, como un polo opuesto, Steve Carrell es igual de efectivo y es el otro alto de la cinta. Por más que no nos recuerda a sus antiguos trabajos, él es absolutamente odioso como Trent, y si bien su personaje es exprimido para que todos lo vean de esta manera, su lado villanesco funciona demasiado bien como para querer verlo. Eleva mi entusiasmo por ver “Foxcatcher”, eso es seguro.

Entre parques acuáticos, playas y hasta el juego de mesa bajo la lluvia, la sensación veraniega ayuda a unirnos a Duncan. Sus importantes amistades, dignas de las vacaciones, sufren por esto, bajo la constante preocupación de poder perder todo, una vez que el calor desaparezca. Porque el verano siempre garantiza una cosa: no durara para siempre. Esto suma vida a la madurez que crece dentro de Duncan. Su experiencia acabara, pero sus recuerdos deben vivir más allá de unas cuantas semanas, y de camino a la madurez, estar preparado para soltarse también forma parte del proceso. El arco de Duncan se completa de esta manera, sabemos que es difícil separarse, pero ver que las lecciones de su mentor han sido aprendidas deja una sonrisa en la cara del espectador, sabiendo que el camino de vuelta no será el mismo.

Las historias de madurez y la búsqueda de uno mismo antes de crecer, suelen satisfacer hasta al espectador más pasajero. Por ello, no es fácil darle crédito a un producto que utiliza conceptos fácilmente reconocibles. Por otra parte, de lograrlo, no sería nada menos que una virtud, y enseñar que el más cansado de los argumentos aun es hábil, es lo que “Un Camino Hacia Mí” luce con orgullo. Deposita suficiente realismo y carisma en sus memorables personajes, así como también mueve su drama con cariño y fresco humor. De verdad, toma su propio camino, y se nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario