3 de mayo de 2013

La influencia de Disney en “Iron Man” y en el futuro de Marvel.

Un detalle que me llamo la atención en “Iron Man 3” fue el hecho de que Tony Stark parece haber perdido esa adicción al alcohol que tanto se había resaltado en anteriores capítulos, y es más, no sé si es totalmente seguro, pero no creo haberlo visto con algún vaso de whisky en toda la cinta, lo que es bastante raro si tenemos en cuenta lo que hemos visto. Probablemente tenga razón, a medida que Shane Black habla de la situación de Iron Man ahora que vive dentro del círculo Disney, y explica cuál será el límite para el personaje.

Una de las historias más conocidas de Iron Man es aquella en la que el superhéroe de armadura, debe enfrentarse a su problema con el alcohol a medida que el mismo sobrepasa los límites. Conocido como “Demon in a Bottle” (Demonio en una Botella), el comic tuvo un acercamiento en “Iron Man 2” y dejo algo planteado para ser aprovechado más adelante, pero ese fue el fin del interesante argumento, dado que Disney parece haber erradicado su alcoholismo en busca de conseguir un producto más familiar y sin un protagonista que se pase tomando, lo que en parte perjudica al personaje de Stark, dado que era el único superhéroe con una actitud como esa, lo cual lo bajaba más a la realidad.

Dicho esto, Shane Black afirmo que si bien este aspecto está afuera, el resto de su actitud continuara intacta:
"Yo creo que nos dijeron desde el estudio que probablemente deberíamos hacer a Tony Stark como una especie de industrialista y loco, o incluso un tipo malo en determinados momentos, pero lo de “Demon a Bottle”, sobre él siendo un alcohólico no iba a pasar."
Además de esto, Black también reporto sobre la dificultad de trabajar en Disney en cuanto al contenido de su historia. Escribiendo películas como “Arma Letal” y “Kiss Kiss, Bang Bang”, su material siempre ha sido algo más destinado para adultos, lo que le dio un par de conflictos a medida que tenía que evitar palabras como “Fuck”, para lograr una calificación destinada a más público.

Más allá de lo que esto signifique para Iron Man, también dice mucho del futuro de Marvel. La política de Disney siempre ha sido crear productos para todo público, y si bien la mayoría de los héroes en Marvel no barajan conceptos demasiado oscuros como para dirigirse a los adultos, algunos personajes como The Punisher o Ghost Rider (Marvel acaba de recuperar los derechos antes obtenidos por Sony) se beneficiarían de una buena película en este Marvel renovado, pero sus características merecerían un film más fuerte, el cual Disney nunca produciría. Si hubiera ocurrido algo así con DC, probablemente nunca hubiéramos visto “V de Vendetta” o “Watchmen” (Sigo pensando que esta fue una más que respetable adaptación). Si bien me encanta la ruta que Marvel está tomando, me molesta ver que tarde o temprano se encontraran con unas cuantas barreras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario