8 de febrero de 2013

CRITICA | LINCOLN (2012)

Daniel Day Lewis en Lincoln
Por más que un biopic sobre el decimosexto presidente de Estados Unidos pareciera una idea interesante de ver, ciertamente es una difícil de llevar adelante. Pero el “Lincoln” de Spielberg  no es lo que se suele referir a una película biográfica, dado que solo contempla su más glorioso momento. Es eso lo que nos hace acercarnos aún más a esta memorable figura histórica.

Con el uso de su apellido como título, “Lincoln” no sigue a Abraham desde su nacimiento, sino que solo relata los hechos que lo llevaron a poder abolir la esclavitud en Norteamérica. Ubicándose exactamente durante sus últimos meses de vida, no solo nos exponemos a una gran recreación de este gigante pedazo de historia, también uno siente que de verdad comienza a conocer al hombre, y el porqué de su grandeza.

Si alguna vez he un tenido problema con los dramas de Spielberg, es cuando él mismo se pone entre medio de la historia para exagerar de más los sentimientos y resaltar las emociones. Es eso lo que hace perder realismo. “Lincoln” tiene a un Spielberg mirando desde afuera y dejando que la verdadera historia jugué por sí misma, y a diferencia de algo como “Caballo de Guerra”, cada emoción es tan real como los individuos involucrados en un proceso que es difícil de poner en pantalla sin perder la atención del espectador. La fuerza de “Lincoln” comienza por conseguir lo contrario.

Se nos introduce a Abraham Lincoln a unos pocos meses de su asesinato, y por más que se lo conozca como una figura histórica mundialmente, sus últimos días nos dan la idea única de quien es sin necesidad de ver el resto de su vida antes de ser presidente. Como nadie podría mencionar este film sin llegar a este punto, uno conecta con el Lincoln en pantalla gracias a la mejor actuación de lo que fue el 2012, la del nada menos que excelente, Daniel Day Lewis. Lewis se ve tan consumido por su personaje, que realmente, y esto no se suele decir cotidianamente, uno olvida que el actor esta escena. Su posición, la forma en que se nota su estatura, sus movimientos, su calma, todo es tan formidable que no podría imaginarme a Lincoln de otra forma.

Es cierto, yo mismo me pregunto, ¿Cómo sabemos que lo que hace Lewis es del todo acertado? No lo sabemos. Pero ahí está la clave, “Lincoln” me convence de que el hombre en pantalla fue aquel personaje histórico, con sus costumbres, su forma de ser y su tono. Daniel Day Lewis ha probado anteriormente que suele meterse en la piel de sus personajes, y por tan ficticios que puedan ser, él puede hacerlos humanos y reales, su capacidad no se pierde aca, lo único que causa es que se refuerce el argumento de que es uno de los mejores actores de nuestros tiempos.

El intento de conectar con Lincoln dentro de este pequeño periodo de tiempo también nos acerca a su familia, y podrá verse como el aspecto más forzado de toda la historia, pero aun así, funciona. Su esposa, Mary Todd, muy bien interpretada por Sally Field y sus dos hijos, Robert y Tad (Joseph Gordon-Levitt y Gulliver McGrath) son la mayor conexión con el pasado de Lincoln. Los tres integrantes de su familia nos acercan a su lado como ser humano y suman a la enrome presión con la que cargaba antes de poder llevar a cabo la aprobación de la decimotercera enmienda. Entre tanto para digerir dentro de unos cargados 150 minutos, el aspecto familiar si agrega al cometido pero a su vez nos aleja un poco de los mejores momentos, en los cuales vemos el trabajo de todos las personas que luchaban por un enrome cambio para mejor.

Basada en el libro, “Team of Rivals: The Political Genius of Abraham Lincoln” (Equipo de Rivales: El Genio Político de Abraham Lincoln), la mayor parte de “Lincoln” intenta relatar los hechos que llevaron a aprobar la decimotercera enmienda, y por suerte, cada momento dedicado a esto funciona bellamente. Ya sea desde las oficinas en la casa blanca, hasta las cortes de discusión sobre esa nueva enmienda de la constitución. Los diálogos fluyen, y el excelente elenco de reparto toma gran fuerza durante estos momentos, un elenco con grandes nombres, como Tommy Lee jones, David Strathairn, James Spader, John Hawkes, Jackie Earle Haley, Jared Harris, Michael Stuhlbarg y muchos más. Realmente es un elenco de primera, de principio a fin.

“Lincoln” logra entretener, informar y emocionar con un periodo histórico que podrá resultar pesado, pero es fascinante. El trabajo de Daniel Day Lewis y el del guionista, Tony Kushner, le dan vida al honesto Abe, y la experiencia de verlo en escena es sorprendente. Puede que para aquellos que no disfruten de los dramas históricos, “Lincoln” puede resultar lenta, y claramente no abrirá nuevas puertas, pero aun así, sigue siendo una valiosa experiencia desde el punto de vista educativo. Steven Spielberg vuelve demostrar sus grandes habilidades como director y cumple las expectativas con las que un proyecto como este carga; y realmente carga con mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario