22 de enero de 2013

CRITICA | LO IMPOSIBLE (2012)

Ewan McGregor en Lo Imposible
No se me ocurre un momento luego de escrito su guion, en el que “Lo Imposible” estuviera encaminada, porque por más de tener mucho talento detrás de ella, su resultado es solo un melodrama que realmente no sabe a dónde ir, ni cuando detenerse, y que concluye siendo poco respetuosa hacia la verdadera historia que intenta contar.

Podría detenerme y mirar “Lo Imposible” con otros ojos, pero su inicio casi te obliga hacerlo de una determinada forma, dado que tras abrirse con unas palabras de lo que estamos a punto de ver, lo único que acaba resaltado es “historia real”. Esto me lleva a resaltar el hecho de que el decorado dramático es demasiado para retratar una historia real, y todo el asunto empeora con cada minuto que pasa.

Pero concentrándose en lo que es un impactante inicio, esta es la historia de una familia española  que sobrevivió a la terrible catástrofe que causo un tsunami en la costa de Tailandia en 2004. Interpretada con una familia de habla inglesa en el centro, vemos como la misma viaja a Tailandia para celebrar la navidad, pero de un segundo a otro, el destino les hace vivir una experiencia más cruda y más horrible que cualquier otra.

El tsunami que vemos atacar la costa con furia, y la desesperación realmente efectiva de las víctimas, hacen de los primeros 20 minutos algo extraordinario, que retrata con justa crudeza un hecho como este. Pero es en el instante en que comenzamos a ver la lucha por supervivencia por parte de la familia que “Lo Imposible” pierde toda esa fuerza, y en vez de relatar una historia de valentía, se limita a mostrar un melodrama que no entiende de sentimientos, y solo lanza devastadores momentos sin emoción alguna, que no solo no logran conectar, sino que también son causantes de la pérdida de credibilidad, la cual se va junto al tsunami.

Mi simpatía y respeto por esta anécdota es enorme, así que lo que más me causa dolor no es exponerme a lo que es referido como una “historia real”, sino ver como una increíble y sentimental historia es tratada con poco respeto al decorarla con claras formas de hacer todo aún más trágico y más emotivo para causar una mayor respuesta de la audiencia. Esa emoción no sería necesaria si se contara el milagro que fue la supervivencia de esta familia como es debido, y si no puede ser contada sin las exageraciones dramáticas agregadas, entonces no fue una buena idea contarla.

La dirección de Juan Antonio Bayona (El Orfanato) es digna de ser mencionada, porque si bien el guion con el que trabaja es bastante mediocre, Bayona si se siente seguro con lo que filma, y es así que logra poner en escena esos enormes momentos en los que el tsunami ataca. A su vez, él saca un buen trabajo de su elenco, por más que algunos no tengan mucho más que hacer que gritar y lamentarse. Como es el caso de Naomi Watts quien pone todo de sí pero no tiene mucho que hacer pasada la mitad de la película, más que seguir gritando y gimiendo.

Mi mayor problema con la película viene de la mano de una metáfora planteada en los primeros minutos, la cual se termina de revelar en las últimas tomas. Está deja un mal sabor de boca y termina demostrando un mensaje de poca esperanza, al menos desde mi punto de vista. Aunque, quizá ese fue el objetivo principal desde el principio, pero todo eso fracasa con el exagerado melodrama que no sirve para mostrar un milagro dentro de ese horror inescapable.

Técnicamente, “Lo Imposible” es de primera calidad, pero prácticamente todo lo demás está equivocado, y no presta el respeto que esta historia se merece. Asumo que su corazón estaba en el lugar correcto, eso está claro, pero no hay una conexión emocional que pueda recordar luego de ver pasar la primera media hora, y a medida que continuaba, incluso esas emociones se desvanecieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario