13 de diciembre de 2012

CRITICA | SINISTER (2012)

Si bien para muchos el nombre C. Robert Cargill no resultara muy familiar, todavía recuerdo mientras leía y escuchaba su trabajo en internet como crítico de cine, como hacía referencia a un proyecto secreto. Este proyecto acabo revelado un año después, en la forma de un guion que había escrito y que sería llevado a la pantalla grande conocido como “Sinister”.

Entonces, había muchos puntos de interés que me llevaron hacia “Siniestro”, y habiendo visto el resultado final de todo el trabajo de alguien que siempre admire, no puedo estar más que alegre por él, así como también de por fin tener en nuestras manos una película de terror realmente lograda, que formara parte del género como lo mejor de los últimos años.

Iniciando con una de las imágenes más perturbadoras y mejores abordadas de todo el año, “Sinister” es un misterio que traspasa lo tétrico. Desde su primer minuto comenzamos a seguir a Elison Oswalt, interpretado por Ethan Hawke, a medida que se muda a una nueva casa junto a su esposa y dos hijos. Intentando buscar un regreso tras su temprano éxito como investigador y escritor de crímenes reales, la naturaleza de su trabajo lo lleva a mudarse a la casa en donde las cuatro víctimas que quiere investigar fueron asesinadas, manteniendo en secreto ese dato de su familia para poder mudarse.

A medida que se asienta en este hogar pasajero, Elison encuentra una extraña caja en el ático y en ella, él descubre un antiguo proyector, acompañado por unas cintas caseras. Estas viejas películas muestran la verdadera realidad de lo que está investigando, y lo introducen a algo mucho más macabro y sombrío, algo que nunca pudo haber visto venir, algo realmente siniestro.

Hay miles de fuertes en “Sinister”, que van desde lo técnico hasta lo visceral, pero su terrorífica esencia se encuentra en su guion. Para poder conseguir un interés mayor en la historia, el énfasis se pone en el personaje principal. Lo ponen en pantalla durante la mayor parte de la duración y pasar más tiempo con él no solo nos ayuda a encariñarnos, sino que podemos entender su personalidad y las creíbles decisiones que toma, para una película de terror obviamente. Elison Oswalt está escrito como un hombre con objetivos que justifican sus descabelladas decisiones, y si bien estas pueden parecer estúpidas, como suele pasar en el género, Ethan Hawke da lo mejor de sí para poder evitar el clásico, “¿Y porque no solo se va de la casa?”

Mientras mencionaba la extensa toma que abre la película, eso da la pauta del tono y de la interesante calidad que “Sinister” trae consigo. Los colores son muy apagados y sinceramente no se ve como una película de bajo presupuesto debido a que la calidad de las tomas queda intacta desde el principio. Ahora, en cuanto a lo contario en calidad cinematografía, las cintas super 8 que nuestro protagonista proyecta en su oficina no solo cambian adecuadamente su calidad (No del todo en algún casos), sino que están filmadas de una forma tan oscura y real, que los ojos no paran de buscar cualquier detalle entre la oscuridad, solo para encontrarnos con algunos de los momentos más perturbadores que el film tiene para ofrecer, no tanto por la intensidad de las imágenes, sino por la tensión que estas causan. Basando parte de su argumento en ese elemento, cada proyección es única.

Habiendo visto tanto como hemos visto, “Sinister” no zafa del cliché, porque no puede permitírselo, aunque sí hace lo posible para darle un giro a cada elemento repetido. Hay distintos tipos de terror por acá, desde psicológico hasta slasher y desde los sobresaltos molestos hasta los sustos sin sonido alguno. La combinación funciona, y por lo menos al momento de asustar, “Siniestro” va de un lado a otro para poder seguir sorprendiendo al espectador. Pero tanto como digo esto, es uno de los cliches lo que arruina la toma final, que pasa de ser un buen cierre, a un susto barato e innecesario.

Christopher Young es la otra estrella en el juego. Su música es puramente terrorífica y es responsable de que la atmosfera que se crea funcione. Ahora, con esta tétrica música nos toca escuchar tanto instrumentos musicales como voces, ruidos bastante raros (típicos de una introducción de American Horror Story) y algunos sonidos típicos de una casa abandonada. Juntos van cambiando a cada rato y terminan como melodías muy extrañas que si escuchas por tu cuenta, estarás mirando sobre tu hombro cada dos minutos. Realmente podría causar pesadillas en pleno día.

Mirándola desde el punto de vista del misterio, “Sinister” si guarda un par de revelaciones para hacer. A medida que Elison investiga, hay muchas pistas para el público de lo que está pasando, y es fácil darse cuenta de lo que ocurre en los primeros 30 minutos. Sin embargo, nuestro protagonista tarda bastante más, lo que tiene sentido porque no sabe que está en una película de terror, pero molesta un poco ver como uno tiene una idea de lo que está pasando y quien tiene todo en su cara no puede unir las piezas. Al momento de revelar, hay algunos datos que obviamente uno no tiene claros pero fuera de eso, tardan poco tiempo en explicar lo ocurrido debido a que, asumo yo, lo que paso es fácil de entender con todo lo enseñado antes,  por lo que personalmente el final apurado no me callo tan mal como a otros.

Por último y sin ánimos de arruinar la experiencia, “Siniestro” hace algo que solían hacer los clásicos del cine de terror. No solo presenta a una figura de terror interesante, sino que también la hace efectiva. Sin tener en cuenta el hecho de que no creo que veamos una secuela aquí, esta figura o personaje tiene potencial suficiente para convertirse en otro personaje muy conocido en el género, sin además mencionar que su cara quedaría bien en una máscara de Halloween.

Scott Derrickson y Robert Cargill llevaron adelante una simple pero efectiva historia de terror que funciona como una buena narrativa y como un film para simplemente asustarse. Además de todas las imágenes y sonidos tétricos, Ethan Hawke hace un trabajo genial cargando con la película en sus hombros, y con todo eso ya estamos en un nivel mayor del género. Si buscaban una película de terror en el año, no busquen más, “Sinister” es el mejor terror de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario