15 de agosto de 2012

CRITICA: EL EXÓTICO HOTEL MARIGOLD

“El Exótico Hotel Marigold” es otra película “feel good”, ocurre en una locación hermosa, la búsqueda de felicidad esta presente, hay varias reflexiones y un par de sonrisas, y aunque carga con algunos problemas, a diferencia de muchas otras, tiene un destacado elenco en el que apoyarse para cumplir su simple objetivo, pasar el rato.

El film sigue a siete ingleses retirados, quienes por distintos giros del destino se ven obligados a un retiro cutre, aunque todavía les queda una última posibilidad para disfrutar de uno mas lujoso, “El exótico hotel Marigold” en India. El mismo parece ser un sueño hecho realidad, un lugar para el descanso, remodelado y principalmente barato, o al menos eso indica su anuncio.

Tras llegar a India, cada individuo de este peculiar grupo se asombra al ver que el hotel de sus sueños no es más que una mentira, ya que “El exótico hotel Marigold” esta más cerca de quedar en escombros que de una remodelación. Aun así, cada quien lograra encontrar su destino en India, así como a si mismos gracias a este hotel, el cual logro unirlos en este maravilloso país.

Me gusta la idea de tener a todos los personajes juntos desde el principio y no sufrir, como en muchas otras, la espera de esa escena forzada donde todas las historias se cruzan. Este film aprovecha a sus personajes desde el principio, uniéndolos rápido y creando los vínculos básicos para que la historia tenga efecto. Cada personaje es muy diferente del otro aunque sufre de un problema clásico en una película así, son demasiados.

Bill Nighy (Lo mejor de la película en mi opinión) y Penelope Wilton son Douglas y Jean, un matrimonio con claros problemas, Tom Wilkinson interpreta a un juez quien vivió en India y busca rencontrarse con una persona de su pasado, Judi Dench es un reciente viuda que se ve obligada a dejar su casa y elige el hotel como hogar, Ronald Pickup y Celia Imrie son dos solteros que se reúsan a aceptar el hecho de que quizás no consigan otra relación y por ultimo Maggie Smith es una mujer racista y despreciable que debe ir a India para poder operarse la columna. Tengo que admitir que si bien no es un valle de originalidad el hecho de que los personajes sean veteranos le da un toque de frescura a todo, aunque también la deja un poco mas dirigida a esa demografía.

Cada quien encuentra su objetivo propio en este viaje, y es interesante ver como lo alcanzan mientras dejan un par de lecciones de vida en el camino, pero a todo esto le hace falta un elemento mas importante, le falta corazón. En ningún momento sentí algún tipo de afecto por alguna de estas personas, si bien sus intenciones son buenas y creíbles, falto ese algo que separase a este film de los demás. Quizá fue la cantidad de historias que había que concluir o quizá fueron los cambios de personalidad repentinos que aparecen como escusa para mover el argumento adelante, hay vacíos que necesitan llenarse para salir victorioso de una historia como esta. Digamos me cuesta creer que el personaje de Maggie Smith cambie su personalidad de un momento a otro por conveniencia o que justo alguien aparezca de la nada, diga tres palabras y cambie el parecer de otra persona, se sintió apurado y estoy hablando de una película de dos horas de duración, por lo que el tiempo definitivamente no era un problema.

El trabajo de cámara es más que respetable. Vemos tomas de India muy hermosas que son tanto consecuencia de una buena dirección como del simple hecho de que Inda es un lugar con muchos colores y encantos que se transmiten divinamente en film. Es una película bien dirigida de principio a fin, de eso no hay duda alguna.

En cuanto a su agenda de reflexión, los mensajes positivos salen ilesos de todas formas y uno camina hacia la salida con una sonrisa, pero todo se le debe al carisma de su elenco. Me apena ver tales actores desperdiciados en un film que, si bien funciona, pudo haber tratado mejor un par de asuntos si hubiera cuidado su duración y argumento un poco más. “El Exótico Hotel Marigold” sin duda tenia historias para contar, solo que no teníamos que oírlas todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario