12 de junio de 2012

CRITICA: BLANCANIEVES Y EL CAZADOR


La última tendencia es tomar un clásico cuento de hadas y llevarlo otra vez al cine, cambiando tanto su tono como posiblemente la historia original. Es una moda un poco perezosa, que apoyo, si no es tomada a la ligera y viene acompañado de un poco de trabajo, todavía me acuerdo de lo que fue “La chica de la capa roja” (2011). Así que esta nueva toma sobre la mítica historia de Blanca Nieves es más seria y más oscura, pero, ¿agrega algo novedoso o diferente comparándola con las otras versiones? Nada, realmente, aunque al menos es entretenida y un divertido rato en el cine.

Esta versión saca el lado mas serio del original, sin abusar mucho de esa característica – hay que dejar un lugar para las escenas de acción, inventadas de la nada, al igual que mucho de la historia. Por lo que esta no es ninguna épica de gran calidad como “El señor de los Anillos”, de la cual se tomo mucho, “Blanca Nieves y el Cazador” va mas por el lado que “El Rey Arturo” de Antonie Fuqua tomo, unos hilos de argumento y acción medieval, por lo que no, esta no es ningún “Game of Thrones”.

La cinta comienza contando la historia de Blanca Nieves, la cual asumo que ya se conoce, pero en fin. Blanca Nieves nace blanca como la nieve, de labios rojos como la sangre y fuerte como una rosa. Su madre, la reina, muere dejando al rey y a Blanca Nieves solos en el trono. Durante una batalla, el rey rescata a Ravenna, una joven mujer que lo cautiva, y a quien desposa al día siguiente. Sin embargo Ravenna no es quien parece ser ya que asesina al rey la misma noche en la que se casa con el, quedándose con el reino para ella sola.

Ravenna valora más que nada su belleza y Blanca Nieves esta destinada a superar la suya, por lo que Ravenna planea consumir su corazón para poder permanecer joven por siempre – si, no tiene mucho sentido. Por años, Blanca Nieves vive encerrada en una torre a pedido de su nueva madrastra y en cuanto esta la necesita, ella aprovecha el momento para escapar. Ravenna envía a un cazador tras ella, ya que es el único capaz de recorrer los bosques oscuros en donde se esconde. Blanca se alía con el cazador para ponerse en contra de la reina e intentar parar su reinado de terror, y desde ahí, bueno el resto ya es imaginable.

Asumo que los responsables a cargo del film vieron muchas otras del género durante la producción, quizás demasiadas, porque no dejaron casi lugar alguno para algo realmente innovador. La película es una combinación de muchas otras, alrededor de la historia de Blanca Nieves y lógicamente no llega a la calidad que tienen las cintas de las que toma prestado. Mientras me daba cuenta de esto, también me percaté de que esta interpretación no debe ser tomada muy en serio, y eso que su intención es esa. Son tantos los momentos imposibles de argumentar que hacen imposible el tomarse con seriedad la historia, incluso para una película de fantasía. Por esto, afirmo, es ligera, y al segundo que asumí esto, empecé a pasarla bien.



Hay varios elementos a su favor que funcionan y la separan del resto. Primero que nada, destaca visualmente. La creación de todas esas criaturas que vemos durante la historia llevó un determinado esfuerzo, no solo en efectos sino en diseños de cada una, ya que los detalles están muy bien cuidados. Solo la innovación que pusieron sobre el espejo y la suerte de espectro que sale de el deja claro este elemento. Así como todos esas criaturas, la puesta en escena es incluso más destacable. Los pueblos antiguos y en particular un gran castillo son algunos de los escenarios que forman parte de un mundo que se ve y se siente más real con cada escena.

Con la ayuda de los efectos especiales también tenemos la posibilidad de ver a los famosos enanos del cuento. ¿Porque con efectos? Bueno, al parecer se decidió tomar una ruta diferente con estos personajes, complicando un poco las cosas. En vez de poner a personas de poca estatura en escena, tomaron a actores bastante conocidos y los encogieron con la ayuda de los efectos visuales. El resultado fue sorpresivamente bueno y el talento de cada actor hace de que enanos sean los personajes más interesantes y un toque de humor entre medio de tanta seriedad.

Dejando de lado el talento en el grupo de enanos, los protagonistas son quienes dan mas para hablar, aunque no sean todas palabras positivas. Charlize Theron es quien más atención ha tenido desde que el proyecto salió a flote y es quien mas deja que desear. Sin comentar mucho sobre los diálogos mediocres que le dieron, Theron es bastante malvada como Ravenna pero habla con demasiada lentitud, y luego de la media hora, la verdad es que pudre un poco. Blanca Nieves es llevada a la “vida” por Kristen Stewart, quien esta aun peor que Theron, pero en su caso, como que tampoco esperaba mucho. Al menos sonríe. A diferencia de sus coprotagonistas, Chris Hamsworth, quien interpreta al cazador, es mucho más carismático y es un personaje mucho más interesante que el resto. Las escenas en las que aparece se benefician de su presencia como un antihéroe genérico pero necesario. Nos da algo por lo que la cinta desesperadamente grita, entretenimiento genérico pero efectivo, y cuando Hamsworh esta en escena, ese entretenimiento sale a flote.

Mientras “Blanca Nieves” no es un éxito en su totalidad, si es un completo éxito para Rupert Sanders, quien se sienta en la silla de director por primera vez gracias a esta historia. Sanders si hace un trabajo sobresaliente para un primerizo en el marco de grandes películas taquilleras, o bueno, largometrajes en general. Es una labor desafiante para empezar, pero su dirección si funciona, especialmente en lo visual como mencione, aunque pierde puntos en cuanto su desempeño con los actores. Tiene un poco de Guillermo del Toro en cuanto su esfuerzo de cruzar la línea entre lo aterrador y lo bello, algo bastante interesante, en mi opinión.

Si bien, reconozco bastantes fallos, la cinta tiene aciertos, y al final salí de la sala mucho más positivo de lo que esperaba, especialmente entrando con bajas expectativas. Lo admito, la pase bien, pero tiene problemas y esos resaltan, incluso para un film como este. Las batallas entretienen y la familiarización con la historia ayuda a hacer la experiencia mas amena. Pero el hecho de volver a ver una suerte de cinta medieval y fantástica es refrescante ya que no se ven tanto últimamente. Funciona como matiné de cine, sin embargo, en comparaciones, diría que se queden con “Espejito espejito“(2012).

No hay comentarios:

Publicar un comentario