4 de marzo de 2012

CRITICA: SELKIRK: EL VERDADERO ROBINSON CRUSOE


El cine uruguayo ha crecido enormemente en los últimos años y supongo que tarde o temprano íbamos a tener el placer de ver el primer largometraje animado y han pasado 10 años desde que esta idea habita la cabeza de Walter Tournier, una idea que ha logrado convertir en realidad, ¿Pero en qué forma?

Una que deja que desear a ser sincero, ya que pasada la animación no hay prácticamente mucho más para admirar a medida que el film decae sin dejar nada memorable. Pero entonces, como ya lo mencione, voy a empezar por la animación. Tournier demuestra que a la hora de animar usando la técnica de stop-motion, es todo un maestro. Cada detalle en los escenarios, personajes y objetos es sublime y la animación no defrauda en lo más mínimo, este deja claro que incluso sin grandes equipos y presupuestos se pueden crear animaciones de buena calidad sin necesidad de usar las tecnologías más modernas como el popular y sobre usado 3D.

A partir de este punto es cuando nada es redimible, cada detalle de la narración es increíblemente atroz presentando una historia que no sabe a dónde quiere ir o que casi no tiene una meta. La historia sigue a Selkirk, un pirata egoísta y arrogante que se encuentra navegando en el galeón inglés, Esperanza y que tras poner a la tripulación y al capitán Bullock en su contra, es abandonado en una isla sin ninguna esperanza. Esta es la simple historia que sigue el film, lástima que los primeros tres cuartos del mismo no aporten prácticamente nada al supuesto punto más importante de la película, el cual justifica el subtítulo de la misma y que dura alrededor de 15 minutos largos e increíblemente aburridos que parecen salidos de un de un programa malo de Discovery Kids.

En resumen, el primer problema es que la historia tarda tanto en formarse, que cuando por fin pasa algo ya se perdió cualquier interés que había en la propuesta y tampoco se otorga mucho tiempo para interesarse luego de ese punto, es como si tomaran “Naufrago” y antes de que cayera el avión te mostraran una hora entera de Tom Hanks en el mismo y solo estuviera un cuarto de película en la isla. Además,  como dije antes, Tournier sabe de animación, pero esto juega mucho en su contra ya que parece más interesado en mostrar todo lo que puede hacer con la misma y se olvida totalmente que debe contar una historia, entonces esta se termina volviendo un par de simples conectores entre escenas aleatorias de piratas.

Y con la historia, viene guion, el cual no logra obviamente manejar la narración de forma satisfactoria ni logra desarrollar completamente a los personajes, por lo que estos solo se definen por cómo se ven. Este es un gran problema ya que el arca del protagonista y el mensaje final se basan en su personalidad, pero sus cambios son inexplicables si se piensa en todo lo que se vio anteriormente de él. Pero los personajes no son todo, también vemos discontinuidades en la historia y un fallido intento de humor, es decir, es malo que tu mejor chiste se trate de un chiste en un inodoro.

Todo esto nos lleva al último gran problema, la edición. La transición entre escenas y el terrible manejo de tiempos acaban con toda esperanza por el film. La edición demuestra un gran desinterés por el público ya que se logra que 1 hora con 25 minutos se sientan como unas interminables 2 horas que no presentan nada que fascine lo suficiente para realmente entrar en la película. Aunque no sé si debería culpar tanto a este aspecto porque quizás hicieron lo que pudieron con lo que tenían ya que la duración es realmente corta y si se cortara un poco más dejaría de ser un largometraje.

Para aportar algún otro punto positivo antes de terminar, debo admitir que la música funciona bastante bien y es un aspecto del cual no esperaba mucho, sorprende especialmente con  una canción muy pegadiza. Es interesante también como se combina el stop-motion con la animación por computadora, especialmente con una introducción animada muy detallada.

Pero en fin, más que el capitán Bullock, Selkirk tiene de enemigos a los guionistas y editores de la película que ni siquiera la buena animación es capaz derrotar. Parece que muchos hacen la vista gorda frente a todos estos aspectos por lo que representa el film y se conforman con que la animación sea de gran calidad, pero yo creo que hay que tratarla como si fuera cualquier otra película del género ya que si no se señalan los problemas, estos nunca se solucionaran. Entonces, aunque esta propuesta deje mucho que desear, creo que si se dan cuenta de todos los errores cometidos será fácil superarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario