15 de enero de 2012

CRITICA: LAS AVENTURAS DE TINTÍN: EL SECRETO DEL UNICORNIO

No me tomo más de un minuto para enamorarme de “Las Aventuras de Tintín”, la forma en que poco a poco se nos adentra al mundo creado por Hergé a partir de una hermosa introducción, la cual establece el tono que seguirá el resto del film, es realmente increíble y rara de ver estos días. Spielberg ha escrito lo que llamaría una carta de amor a los fanáticos con su más reciente largometraje y es que sin duda ha logrado transportar las maravillosas aventuras de Tintín de las páginas del comic a la pantalla grande.

El género de aventura ha sufrido un constante deterioro con los años y sin lugar a dudas lo mejor que ofrece “Tintín” es una verdadera vuelta en forma a este tipo de películas. Y quien más que el director de “Indiana Jones” para concretar esto, y es que Spielberg como director es la clave del enorme acierto que es la cinta en cuestión.

Como una introducción al personaje, el film pone al intrépido periodista y su fiel compañero canino Milu en busca de un antiguo misterio que lo llevara alrededor del globo en busca de pistas. Lo que no sabe, es que no es el único en busca de este secreto y que los demás no van en busca de una simple historia para el periódico. Durante su aventura tendrá la ayuda de los extravagantes detectives Hernández y Fernández, así como también conocerá al borracho e hilarante Capitán Haddock.

La tecnología de captura de movimiento es una herramienta que nunca había alcanzado un punto realmente sorprendente, hasta ahora claro está. Desde “El expreso Polar” y “Beowolf” todo parecía mejorar, pero la espantosa “Marte necesita Mamas” pareció sepultar toda esperanza invertida sobre esta tecnología para siempre, lo que puso esta adaptación (Tintín) en riesgo. Habiendo visto todo lo que Spielberg puede ofrecer, debo admitir que esta herramienta no está para nada muerta aun. Esta tecnología le permito experimentar ángulos y tomas imposibles de filmar, logrando largas e impresionantes escenas sin corte alguno que dejara a más de unos con la boca abierta.

Habiendo elogiado tanto al director como a los animadores, hay que darle respeto al interesante elenco que se encuentra detrás de las animaciones y da vida a los famosos personajes. Jamie Bell interpreta a Tintín y le hace justicia al personaje al igual que el excelente Andy Serkis como Haddock, aunque, a mi parecer, es Daniel Craig quien más me sorprendió,  ya que logra ser un villano bastante amenazador y digno rival del protagonista.

Pero más allá de los detalles y escenas de acción, lo mejor que podemos apreciar aquí es el espíritu aventurero que tiene la historia, el cual deja demostrado una vez más que Spielberg es y seguirá siendo el rey del género. He mencionado a Indiana Jones anteriormente y es que hay un gran parecido con su primera aventura, especialmente con la clase de acción que la cinta contiene. Digamos que podríamos decir que “Tintín” es un Indiana Jones más leve.

Pero como dije antes, esta puede ser tomada como una cinta para fanáticos de la obra de Hergé, lo que no hace que cualquier otra persona no pueda disfrutar de esta aventura  ya que el film exitosamente introduce a sus personajes para cualquiera que no los conozca, y para el final del film es difícil no haber agarrado cariño por los peculiares personajes. Lo que intento decir aquí es que es un film capaz de satisfacer a cualquiera, fanático o no, y es sobretodo fácil de seguir ya que tiene un gran manejo de tiempos y nunca pierde su constante avance.

Como última nota, esta película tiene una excelente banda sonora compuesta por ningún otro más que John Williams, quien ha hecho grandes trabajos con Spielberg y esta cinta no es ninguna excepción. A la par con Indiana Jones, Williams le da un tema musical al reportero, el cual está lleno de tonos suaves y constantes cambios que representan todo lo que son las aventuras de Tintín.

Spielberg ha hecho algo que creía imposible, lleno de hermosos momentos memorables que incluye, entre otros, una de las escenas de acción más impresionantes que he visto. La animación se ve perfecta y detallada y capta a la perfección el mundo creado por Hergé.  Solo un guion más pulido la separa de ser otro clásico de Spielberg. ¿Quizás con una secuela?, supongo que el tiempo lo dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario