12 de octubre de 2011

CRITICA: GIGANTES DE ACERO

Robots + Emociones
Supongo que estamos en ese momento otra vez, ese momento en el año justo antes de la temporada de premios (Oscars, Globos de oro, etc), aca aparecen películas que tienen poca posibilidad de tener un gran éxito, al menos para el verano (refiriéndome al verano en Estados Unidos, donde aparecen todos las películas pochocleras y de mayor producción). Nada de esto quiere decir que los film en esta época sean malos, es más, hay bastantes sorpresas en esta época y “Gigantes de Acero” es uno de esos casos.

Como decía, este film tiene toda la pinta de peliculón de vacaciones de Julio, y que se haya estrenado en esta época es un poco raro lo que puede llevar a pensar que el estudio no tiene mucha confianza en la película. Sea cual sea el caso, esta película es una sorpresa ya que resultó ser entretenida y por sobre todo no tan hueca como me imagine.
Corre el año 2020, el boxeo como lo conocemos ya no existe, los boxeadores han sido remplazados por robots que pelean sin límite alguno. La historia se centra en Charlie, un boxeador excelente en su época que intenta seguir en el negocio del boxeo ya que es lo que mejor conoce, a pesar de que sus resultados no sean de ninguna forma los más positivos. Pero su vida da un importante cambio cuando el destino lo reúne con su hijo de 11 años, a quien no conoce ni realmente quiere conocer. Así es que junto a su hijo Max, Charlie tiene una última posibilidad de volver a la cima entrenando a un robot muy diferente a los demás.
El guion es bastante simple y como es de esperarse se encuentran clichés en toda la película, pero por suerte todo esto no hace caiga en la mediocridad, hay peleas entre robots entre determinados periodos de tiempo, lo que hace que el film siempre mantenga un buen ritmo, algo esencial para que estas cintas funcionen.
Todas las películas que se sitúan en el futuro siempre tienen su propio universo y un problema que se me presenta la mayoría de las veces es que este futuro es un poco exagerado, por lo que estoy más que satisfecho con este tema en “Gigantes de Acero”. Estos aspectos son manejados sutilmente en el film, no vemos autos voladores ni nada parecido, hay pequeños guiños durante la cinta para recordarnos que estamos en un futuro no muy distante y esto hace todo un poco más creíble.
Pero no todo es tan simple como parece, la película presenta emoción (aunque sea difícil d creer). La relación del padre y su hijo es realmente creíble tanto por cómo avanza la historia (a pesar de ser todo esperable) y por la grandiosa química que hay entre ambos protagonistas, esto es algo por lo menos difícil de ver en estas películas.
En conclusión, si algo está claro es que no es ninguna “Rocky” pero tiene un gran valor a nivel de entretenimiento y efectos especiales muy realistas, pero lamentablemente la cantidad de clichés y diálogos flojos hacen que “Real Steel” sea solo una película entretenida para una buena tarde en el cine.
                                 
                                                                      INTERESANTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario