29 de agosto de 2011

CRITICA: LOCO, ESTUPIDO, AMOR

Una verdadera comedia romántica.
Al parecer es difícil hacer una buena comedia romántica, incluso un romance, tanto que parece que las buenas películas del género llegan cada mucho tiempo pero dicho esto hay que saber admitir que cuando se hacen bien estas cintas realmente funcionan. Pensemos un segundo en la película de hace unas semanas “No me quites a mi novio”, eso es lo que nos han dado a entender hoy en día como comedia romántica, la misma película tonta en que no hay ningún personaje, situación o dialogo creíble y por sobretodo que realmente trate sobre el amor.
Pero entonces, ¿Es “Loco, estúpido, amor” una cinta que no tiene ninguno de esos problemas?, no, pero es tan superior al resto que logra dar un resultado mucho más que satisfactorio tanto con los momentos comicos, los personajes y el uso del amor como centro de la historia.
Como muchas otras, la película cuenta una variedad de historias sobre amor que eventualmente se conectan. Pero como hilo central presenta la historia de Cal (Steve Carell) y Emily (Julianne Moore), un matrimonio que se muestra sin mucha chispa. Por esto,  Emily sugiere el divorcio, lo que lleva a Cal a ahogar sus penas en un bar donde conoce a Jacob (Ryan Gosling),un experto cuando se trata de seducir mujeres, que lo toma como alumno y le enseña sobre el tema.
Como mencione, la cinta sigue la fórmula en que se muestran muchas historias, pero a diferencia de la mayoría, esta vez sí funciona. Por un simple hecho más que nada, no se nos ahoga con la cantidad, es decir ni muchas historias, ni muchos personajes y además de esto,  cada relato presenta una relación y enlace creíbles. Esto demuestra que el film está muy bien estructurado desde el principio al final, haciendo de cada giro bastante inesperado. Además de esto también cabe decir que el film tiene una tono muy diferente al que vemos siempre, ya que se intenta dar  mas credibilidad a los personajes, algo que funciona ya que no se utiliza la idea al máximo.
Otro punto muy fuerte es el elenco, no hay nadie desaprovechado y todos tienen su propio momento para brillar, por más corto que sea. Pero sorprende sobre el resto Ryan Gosling, quien muestra su faceta cómica, que personalmente no pensé que tuviera en sí mismo. Algo que no solo suma puntos a la película, además demuestra que Gosling es muy versátil y probablemente le espere una larga carrera en Hollywood.
Pero no todo es perfecto como suena la verdad, hay presencia de varios cliches difíciles de ignorar, así como también momentos en que el guion es un poco mediocre. Aun siendo pocos, estos problemas alejan a la cinta de la perfección.
En conclusión, es refrescante ver una comedia romántica que no solo es divertida sino que también es una excelente película en general que balancea el humor con el drama de una manera formidable. Es un film de un tono moderno casi atípico ya que realmente pone al amor como centro, algo raro (aunque parezca mentira) en el género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario