19 de mayo de 2011

CRITICA: Piratas del Caribe: Navegando aguas misteriosas

En Dirección Correcta
Al igual que los personajes en la cinta, todos queremos la inmortalidad. Todo creador de una saga quiere verla continuar, más aun cuando da grandes ganancias. Pero esta inmortalidad tiene un precio,  el hacer las cosas bien.  Armar una buena historia, entretener,  en fin, hacer una buena película, con esto en mente entonces, ¿es esta cuarta parte merecedora de unirse a la millonaria y entretenida serie de piratas del caribe? La respuesta es sí.
Afrontémoslo, es difícil superar una primera parte y en este caso, no, no se llega a ese nivel de originalidad, pero si logra entregarnos un gran entretenimiento a un nivel general que va desde el humor a la acción. Jerry Bruckheimer, el productor del film, dijo que se tomaron mucho en cuenta las críticas que recibió la tercera entrega y que esta tendría una historia más simple, ágil y con menos personajes. Son estos aspectos los que juegan más a favor de la película que sigue una formula muy simple que consiste en entretener al público sin complicar mucho el asunto.
Pero a pesar de tener menos personajes, nunca va a faltar Jack Sparrow, un personaje que se podría decir que habría perdido su encanto pero que gracias a Johnny Depp recupera su humor en esta entrega y le da esa frescura que necesitaba a esta altura. Y como en toda aventura no puede faltar un villano, aquí se nos presenta a Barbanegra, interpretado por Ian McShane a la perfección, siendo probablemente el villano más diabólico de la serie. El elenco se cierra con Penélope Cruz quien interpreta una ex novia de Sparrow. Cruz se destaca mucho en el film y deja de lado esa actitud de damisela en peligro que había tenido Kira Knightly en las otras 3 entregas.
Pero con todos los halagos siempre hay puntos malos también, Rob Marshal dirige esta entrega (Chicago, Nine) y con ver su filmografía podemos notar que es un buen director pero al mismo tiempo no está muy familiarizado con la dirección de acción y el problema es que esto se refleja en la película, dándonos mucha acción de la cual no hay muchos momentos memorables. Aun así Marshal es un buen director y hace que otras escenas funcionen de forma muy satisfactoria, siendo la más destacable una escena muy asombrosa en la que las sirenas atacan un bote. Otro problema que vale la pena mencionar, al menos parcialmente, es el 3D, que por lo que se ve hoy en día es muy bueno pero tiene esos momentos muy oscuros en los que es difícil entender lo que está pasando. Ah, ya lo olvidaba, lo más odiable de toda la película es sin duda esa forzada y patética historia de amor, que no aporta nada es más arruina bastante, la película funcionaria mucho mejor sin ella.
En resumen, es una secuela muy satisfactoria y entretenida que no defraudara a ningún fan ni a cualquier otro espectador casual. Mantiene al espectador atento las 2 horas y 20 minutos que tiene de duración nunca agotándolo mucho con la historia. No, no es la mejor, pero es un paso en la dirección correcta, lo que la hace ser la mejor entrega en la saga desde la primera.
                                                                                             MUY BUENA

No hay comentarios:

Publicar un comentario